Google+ Followers

miércoles, 18 de abril de 2012

14 BAFICI CON BANANAS EN APUROS + MINI TORTA EN TAZA

Hoy nos dedicamos a los dulces alimentos pero a los amargos momentos que puede causar el decir algo que a unos poderosos le puede caer muy grueso. La primera que vimos en BAFICI y realmente disfrutamos:

Big Boys Gone Bananas! de Fredrik Gertten
Uno está acostumbrado al humor ácido de Michael Moore para contar las bajezas de los políticos, las empresas, por separado; los políticos y las empresas, todos juntos y revueltos. También se pudo acercar alguna vez a la intoxicación por comida rápida que se agarró el director-conejillo de Indias australiano, Morgan Spurlock, que mandó a la marca de los arcos dorados a sanear su menú con comidas menos calóricas y saludables. También, por nuestros terruños, Enrique Piñeyro, con seriedad, en un docudrama, relató cómo se preparó el escenario para la tragedia de LAPA, desde su propia experiencia en la compañía y como perito accidentológico. Se presentó en el BAFICI y tuvo su largo camino en medio del juicio a los responsables hasta poderse estrenar comercialmente.

Con más o menos respuesta del público los documentalistas fueron contando sus verdades y así, a los que pudieron traspasar la barrera del estreno en Festival, lograron que los poderosos cambiaran sus estrategias de marketing confeccionando menúes más saludables, o estrategias políticas más simpáticas o transparentes o, en la otra vereda, enojados, les iniciaron acciones legales a los que hicieron la película y a los periodistas que hablaban sobre ella.

En el caso de Bananas! (la película que genera esta segunda que comentamos), el dolor de cabeza llegó mucho antes de que se la proyectara  en el Festival Internacional de Cine de Los Angeles en donde había llegado preseleccionada para la muestra. El documental trata sobre los problemas de salud originados por pesticidas utilizados en plantaciones de bananas en Nicaragua y el juicio que se le hizo a la compañía multinacional que las explotaba. Al enterarse, los empresarios empezaron a remover cielo y tierra, diciendo que estaban contando mentiras y basándose en testimonios falsos, para que la peli no se mostrara e incluso demandaron al director y a su productora. Vamos a ver cómo se mueven los medios de alcance nacional, las redes sociales, los medios locales apoyando o asustándose ante amenazas. Al mismo tiempo seguiremos los pasos del director y su equipo para destrabar el conflicto y poder mostrar su obra incluso en escenarios hostiles.

Pudimos conversar en el BAFICI con el editor que realmente estaba agradecido porque la gente los apoyaba en su lucha, que en definitiva es la lucha por la libertad de expresión presionada por gobiernos y/o empresas que son su fuente de sustento. Lo que sí pasó luego del estreno es que para hacer la segunda contando la odisea de Gertten, la prima del seguro para la exhibición fuera de Suiza, su país natal que lo protegió en el conflicto, subió de 5000 dólares a 200000 aproximadamente. Estos seguros cubren justamente procesos legales o problemas con la exhibición. Probablemente, el amigo Gertten haga una comedia en su tercer film o vuelva al periodismo. Honestamente, después de haber pasado las de Caín, no creo que se quede de brazos cruzados. Es más, nos contaron que no vino a Buenos Aires porque estaba en EE.UU. con Big Boys Gone Bananas!, finalmente ¿? sin problemas.

Les paso el trailer para que hagan campaña para que se estrene:



MiniTorta al Microondas y en Taza:

Ingredientes:
4 cucharadas soperas de harina
2 1/2 cucharadas soperas de azúcar
2 cucharadas soperas de aceite o manteca derretida
3 cucharadas soperas de leche
1 cucharada de café de levadura en polvo
Aquí pueden agregar o cacao en polvo, o alguna fruta en daditos (manzana) o banana pisada o ralladura de naranja o limón.

Preparación:
Mezclar todos los ingredientes en la taza o recipiente apto para microondas. Colocarlo en el horno entre 2 minutos y hasta 3, o hasta que esté cocido. Todo dependerá de la potencia del horno, si lo ponen en máxima, verifiquen la cocción a la mitad del tiempo. El primero que hice se me convirtió en babiscuit. Igual estaba rico, rico



Hasta el próximo RECIPes, chau, chau!