Google+ Followers

martes, 12 de marzo de 2013

DECONSTRUYENDO A H...ITCHCOK +INSPIRACION CULINARIA AL TONO

El Maestro del Suspenso fue capturado por las mismas pantallas que él solía usar para asustar a la gente y que se llevaran en sus mentes esas escenas que aún hoy siguen haciendo correr escalofríos por la espalda.

Pensaba que también fue la inspiración para un tiburón mecánico que nunca funcionó para Spielberg que se las ingenió para crear un efecto sonoro, esos acordes que sonaron en la entrega de los Oscars(r) para llevarse a los parlanchines ganadores, y que sin ver al bicho, ya supiéramos que andaba por el vecindario en la primera entrega de la saga Jaws. Eso fue quizá el éxito de Psicosis, los agudos de las puñaladas y no ver directamente la escena pero cubrirse los ojos y seguir con miedo, la imaginación es poderosa. El aleteo de los pájaros en la costa californiana y esas miradas desde lo alto, como un Gran Hermano que todo lo conoce, que todo lo ve y lo escudriña.

Volviendo a la versión de Hitchcock que se estrenó el jueves último en Buenos Aires, es como una receta de cocina con demasiados condimentos. Entretiene pero se queda en las excentricidades y en los tics del director obsesionado con la historia del asesino que se difrazaba con la ropa de su madre para ocultar su muerte. También aparecerá Alma Reville, esposa y mano derecha, que lo cuida de su adicción al alcohol y a las rubias protagonistas, además de pulir sus ideas y resignar sus comodidades.

Anthony Hopkins será el encargado y bajo una máscara, tal vez demasiado maquillado, de encarnar a Hitch. Es buen actor y lo demuestra. Aquí lo que descarriló un poco fue la dirección y me parece que encargar a un director con poca trayectoria como lo es Sacha Gervasi fue un intento muy arriesgado para retratar a un personaje tan conocido y afamado en el mundillo del cine.

Dos escenas me quedaron bien grabadas y son la de la filmación de ese pasaje de la ducha de Psicosis y la otra en el cine cuando Hitchcock se regodea en los gritos de la platea y coronando otro éxito de su carrera por el que será recordado.

Muy buen elenco en parte desaprovechado por la en momentos exagerada puesta en escena, donde se destacan: Helen Mirren (Alma Reville), Scarlett Johanson (Janet Leight) y Toni Colette (Peggy Robertson) y el propio Hopkins, que insisto, tendrían que haberle sacado unas capas de maquillaje para que se viera más su interpretación y no forzarlo a interpretar sobre una cáscara.

Hay que quedarse hasta el final de los créditos.

En nuestro rincón gastronómico, van a disfrutar de una receta inusual, si se animan hasta podrían cocinar como Hitchcock, ¿se animan? Está en inglés, quizá lo podamos traducir algún día pero visualmente es muy atractivo.

Les presento el
LIBRO DE RECETAS PARA COCINAR AL ESTILO DE HITCHCOCK

Si se quedaron con las ganas de saber cuáles eran esas cosas raras que le gustaban o a las que al contrario, les tenía fobia, el buen Alfred, aquí en un top five elegido por el blog Cinescalas de Milagros Amondaray:


Hasta el próximo RECIPes, chau chau