Google+ Followers

sábado, 18 de mayo de 2013

ARGO, DONDE LA FICCION SE HIZO REALIDAD + CUANDO LAS PAPAS QUEMAN, MEJOR QUE SEAN RELLENAS

ARGO  o cómo una ficción logró lo que no podía la realidad:

Ben Affleck: como actor, digamos, que para muchos no es ni el perfecto comediante, ni el mejor superhéroe de acción (todavía recuerdo su estúpido peinado en Daredevil), ni siquiera creo que es el estándar para una comedia romántica pero como director y, además como guionista, en su joven carrera ha hecho muchísimo más que cualquiera de su especie.

Su última proeza fue ganar el Oscar(r) a la mejor película con esta visión muy entretenida de un suceso que tuvo en vilo a la comunidad internacional como fue la crisis de los rehenes en Irán en los años 80. Detrás de todo esto hay otro galán que se las trae y que si hablamos de política sabe el know how para retratarla en pantalla y es el señor George Clooney.

Bien, en Argo comenzaremos con una entrada que nos pone en contexto y por qué los hechos sucedieron en Irán y no en otro lugar, por qué de golpe, o no tanto, si el Sha de Persia era tan amigo de EE.UU., en la embajada de este país en Irán, terminan reteniendo al personal civil y militar y se desata la crisis. Todo esto en una especie de cartoon histórico con los ingredientes. Luego, el plat de réssistance será la manera de rescatar a 6 personas que huyeron de la embajada de EE.UU. durante el asalto y se refugian en la casa del embajador del Canadá involucrando también a todos los diplomáticos de ese país, en especial a Ken Taylor (la cabeza) y su esposa que tendrán que pilotearla para que la exótica misión triunfe. El negociador y que actúa como "extractor" de los rehenes será el personaje de Ben Affleck, que pone a la CIA de cabeza cuando les dice que la mejor opción para traer de vuelta a casa a esta gente que pudo salir del infierno del cautiverio a un infierno de incertidumbre, es hacerles creer a los iraníes que él está buscando locaciones y actores para filmar una versión de la Guerra de las Galaxias autóctona. El asunto será crear productoras, hablar con gente real de la industria del cine y otros que puedan llegar a parecer que son Hollywood, pero son agentes y por otro lado llevar a colaborar a los circunstanciales actores que son los que tienen que ser rescatados. La historia se cuenta desde los ojos norteamericanos, en estricto sentido porque los países que se unen son EE.UU. y Canadá. Que podría decirse que para no desenmascarar a Tony Méndez (el personaje de Affleck), tienen que actuar como que son los que están al frente de todo.
Hay una crítica a la actuación de los servicios de inteligencia norteamericanos pues ellos todo lo arreglan con una guerra (si en el gobierno hay un republicano o bien, en este caso, tratan de que no suceda una guerra pero es muy difícil mantener demasiado tiempo la diplomacia y tienen que volver los republicanos, ¿se entiende?)
Muy bien desarrollados los personajes de los rehenes, con sus cualidades, sus temores y sus esperanzas, si no fuera por ellos mismos, los problemas hubieran sido mayores. La turba afuera de la embajada tomada de EE.UU. decía eso, las horas en sótanos o ser descubiertos por alguien que hablara de más o hiciera demasiado ruido.
La anécdota es que como era la idea más descabellada, es la que triunfó. Uno podría decir, qué tontos, cómo no se dieron cuenta, pero era Star Wars, podían hacer un suceso como los odiados norteamericanos.
Para el postre: Hay una escena de persecución que vale toda la película.
Mucho suspenso, con toques de humor y basada en una historia real.

Un diálogo entre los "productores":
Lester Siegel (Alan Arkin): El dicho dice, "Lo que comienza como farsa termina en tragedia"
John Chambers (John Goodman): No, es al revés.
Lester Siegel: ¿Quién dijo eso exactamente?
John Chambers: Marx.
Lester Siegel: ¿Groucho dijo eso?




Les dejo un enlace en inglés sobre la historia del agente que tramó el rescate de los rehenes:
Wiki historia de Antonio Méndez

PAPAS RELLENAS:
Este invento mío es como el de Tony Méndez, no es la Guerra de las Galaxias en Irán pero sirve para hacer pasar alimentos de todos los días disfrazados en un plato que puede sorprender y hacer salir airoso a más de un cocinero aficionado


Ingredientes:
Papas
4 mitades
Sal gruesa 1 cda
Salsa
1 lata tomates perita
1 hoja laurel
sal c/n
aceite (para lubricar olla)
pimentón (si les gusta, puede ser picante)
Relleno
Cebolla 1 (bien picada)
Jamón cocido o lomito ahumado 3/4 fetas picadas
Champignones frescos 5 (tamaño mediano)
Ajo c/n
Queso rallado, cantidad necesaria
1 huevo grande o dos chicos
Sal
Pimienta
Aceite
Queso rallado 100 g
Queso crema c/n
Sal y pimienta

Preparación:
Papas
Lavar y cepillar muy bien papas de tamaño parejo. Cocinar en agua y sal gruesa hasta tiernizar. Cuidar que las papas no se deshagan.
Pelarlas y cortar en forma longitudinal.
Ahuecar con cuchara las papas cocidas y disponerlas en una olla de hierro fundido (tipo Essen) o al horno en una asadera .Reservar.
Relleno
Picar y rehogar las cebollas junto con el ajo (bien picadito!). Mezclar con jamón cocido/lomo cortado en tiritas (hasta que esté crocante y doradito).Los champis, vienen en esta etapa, saltearlos un tiempito hasta que se tiernicen, aquí pueden agregar también la papa del ahuecado.
Agregar el huevo batido con el queso rallado y no dejar que se pegue. Pueden agregar una cucharada de queso crema para que quede soufflé. Salpimentar a gusto.
Rellenar cada papa con una porción de esta mezcla bien abundante. Espolvorear con queso rallado.
Salsa:
Pueden prepararla en la olla antes de colocar las papas. Chorrito de aceite, pueden, si quieren poner un ajito y retirarlo antes de que se dore. Colocar el pimentón, echar los tomates, dejar que tome temperatura y colocar la hoja de laurel, sal y pimienta. Cuando esté a buena temperatura...

Colocar las papas rellenas en la salsa unos minutos en la olla o en el horno caliente y servir.

Bon appetit!

Hasta el próximo RECIPes, chau, chau.