Google+ Followers

lunes, 5 de noviembre de 2012

MARATON 2 DIA 4: WOODY ALLEN COMO AGENTE TURISTICO + UN PLATO EXPRESS CON SABOR A MUNDO

New York, Londres, París, Barcelona, Roma... y, Algún Día, ¿Buenos Aires?:

Hace poco leí en un blog sobre Woody Allen como "guía de turismo" y ya las agencias de viaje deberían planear un recorrido inspirado en esas ciudades que a él le gustan y creo que a muchos de nosotros también.

Allí aparecen, primera de todas, la Gran Manzana, New York, desde el corazón; es decir desde Manhattan, como ningún otro la llega a captar, desde sus personajes hasta la arquitectura, la luz, la niebla, el Central Park, el jazz y la neurosis.


Luego, le tocará el turno a Londres, con comedias y dramas, con los deportes favoritos de los británicos, los policiales a lo Agatha Christie, la niebla, la lluvia, la flema inglesa y esas mujeres que como las de Almodóvar son todo un símbolo del imaginario cinematográfico.


Si hablamos de España, Barcelona fue el sitio elegido para una película sobre la insatisfacción de los adultos jóvenes y la fuerza y la sangre y la temperatura que sólo Penélope Cruz podía encender junto a Javier Bardem y a Scarlett Johansson.


A París le llegó su turno y no se detuvo en la posmodernidad solamente sino que buceó en una onírica medianoche para darle una inspiración bohemia y romántica a este escritor constipado creativamente. Justo me acordé de que tenía un libro de Woody en la biblioteca y saben qué, un capítulo de "Cómo Acabar de Una Vez por Todas con La Cultura" parece ser la fuente de "Medianoche en París". El capítulo en cuestión es "Para Acabar con Los Libros de Recuerdos-Memorias de los Años Veinte". Él ya había estado allí, en la Ciudad Luz y filmó "Quiero Decir Te Amo", romántica y musical y los franceses lo invitaron a cruzar el charco y lo logró, gracias, Cannes.


Finalmente, me detengo en esta pintura de la Ciudad Dorada y más personajes pintorescos que lo vuelven a involucrar, A Roma Con Amor, la última peli que conocimos de Allen en la cartelera local, que muchos dijeron que lo encuentran un poco viejo, que no tiene tanta genialidad, pero a mí me gustó mucho y como siempre siembra su semilla de crítica social en el tema de la fama, de aquéllos que de un día para otro se hacen conocidos a través de los medios y luego no saben cómo sacarse de encima las cámaras y finalmente las extrañan. Otros, que ya famosos, se aventuran a ser de nuevo desconocidos y otros que nunca fueron famosos y quieren descubrir a la maravilla para volver al ruedo. La escena de ducha en el escenario con cantante incluido tomando un baño, descubierto por el personaje de Allen es desopilante. Roberto Begnini alcanzado por una ola de telerrealidad al principio goza de los beneficios de ser el que le dice a sus followers qué debe ponerse según el clima, cual color es su favorito y qué desayuna por la mañana y es bueno para todos ellos. Me hizo acordar a los huérfanos del Gran Hermano cuando salen de la casa y luego de meses de quejarse por lo que les hacían adentro sufren una crisis de abstinencia del ojo de la cámara y salen a mendigar presencia televisiva por cuanto ciclo los pueda adoptar. Nuevamente, una Penélope Cruz que esta vez enseñará a un tímido campesino a lidiar con la ciudad y aprender algunos "trucos" para cuando vuelva con su mujer con la que recién se casó. Otro de los rincones de Roma que conoceremos será a través de Alec Baldwin quien vuelve a su juventud y a las correrías con una novia que conoció allí y que son esos recuerdos imborrables, un qué hubiera pasado sí... y convencerse o no de lo que no fue.


Así, sin decir mucho, ustedes lo conocen, yo sólo hago un repaso, presten atención la próxima vez que vean una de Woody Allen, cómo su lente describe el paisaje y nos hace conocer como si estuviéramos viajando con él. Y lo de Buenos Aires que aparece en el título es porque se lo ofrecieron, sería muy difícil con sus fobias filmar en la Reina del Plata, mas sería un sueño realidad para sus fanáticos creando una historia para las callecitas que tienen ese no sé qué.

Si están interesados en la filosofía Allen, prueben sumergirse en su libro "Cómo Acabar de Una Vez por Todas con La Cultura", que ya les mencioné y del que les dejo un aforismo:

"Es imposible vivir la propia muerte con objetividad y, además, cantar una canción"

La receta del día es una mezcla de sabores en un plato que pueden cocinar sin ser chef y además darle un toque personal:

OMELETTE EXPRESS DE ESPINACA Y QUESO:
Ya hay quienes quieren probarlo, quienes lo probaron y lo aprobaron. Su cualidad innata: bajas calorías y aquí los ingredientes para una porción:
-Espinaca (si es de paquete congelada, unos 100 gr)
-Huevo (1 batido)
-Queso Pategrás Magro (les recomiendo el de SanCor)
-1 o 2 Echalottes / o Blanco de Cebolla de Verdeo / o 1/2 Cebolla Común 
-Sal, Pimienta, Salsa de Soja, Curry Picante
-Aceite de Girasol (1 cucharadita en sartén antideslizante)

Preparación:
Descongelar la espinaca tal como lo explica el paquete, sacarla de la olla y escurrirla, picarla en juliana - Batir el huevo con la salsa de soja - Picar el echalotte (o su reemplazante) y rehogar con el aceite - Cuando esté transparente echar el huevo y cuando se esté solidificando, ponér la espinaca, sal, pimienta y espolvorear el curry  y el queso cortado en pequeños dados -Envolver la espinaca con el huevo y servir.

A comeeer!!

Hasta el próximo RECIPes casi en el mismo horario y por el mismo webicanal, que es el Festival de Cine Bloggers de Film Focus, seguimos hasta el 11 de noviembre con asombrosos e interesantes post sobre cine.

Chau, Chau!