Google+ Followers

martes, 30 de julio de 2013

2da. MARATON DE CINE BLOGGERS DIA 4: LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE... (DOS PELIS CON NOMBRE PROPIO) + TORTAS FRITAS ORIENTALES

EL NOMBRE O LE PRENOM -EN SU IDIOMA DE ORIGEN, al principio será una infinidad de detalles, de personalidades definidas, de parejas formadas y del soltero del grupo, que crecieron juntos, hermanos y amigos de la vida se encuentran esta noche cara a cara y un pequeño gran detalle será la mecha que encienda la trama de esta profunda película de un cine europeo que siempre deja ese sabroso gusto por el contenido bien trabajado. Cuando uno pasa mucho tiempo con una o varias personas suele suceder que uno sabe lo que va a decir el otro y también puede que sepa qué le gusta, qué le disgusta y hasta sepa qué palabra es la que dirá a continuación. Todo esto si hay comunión de almas sincera y si siempre se dijo la verdad de la milanesa lo cual no parece ser la situación que veremos en pantalla. Sucede que Vincent juega una broma que cae un poco pesada en los oídos de su cuñado que cree que a su sobrino por nacer le pondrán un nombre prohibido para su pensamiento político y no lo puede aceptar. A partir de allí, no sólo se irá descubriendo la real imagen de cada uno de los que fueron a la cena sino que habrá secretos que complicarán más la situación. Diálogos y actuaciones que atrapan y que nos muestran cómo las etiquetas pueden desarticular las relaciones tanto como los prejuicios que las originan. Los recuerdos de juventud volverán a llenar la habitación y a poner en tela de juicio protagonismos, egoísmos y altruismos mal interpretados. En el presente, será la sinceridad la que construirá en una cena la madurez necesaria para que estos amigos, hasta aquí, inseparables, sigan siéndolo hasta el final de sus días. 

ANINA UNA NIÑA EN CAPICÚA:

Si yo digo “capicúa” muchos de mi edad pensarán en que al subir al colectivo esperábamos la suerte de que el boleto tuviera esa especial característica, que al leerlo de atrás para adelante o viceversa, fuera igual. Ésa es la suerte de la pequeña Anina, de la que ella reniega porque en el colegio la hacen enojar. No sólo su nombre es capicúa sino también sus dos apellidos “Yatay Salas”. La niña triplemente capicúa se pelea en el recreo con otra de su clase y ahí, una tarea que en principio es una sanción que ocupará a las rivales en cumplir su cometido. La tarea es tan especial que ayudará a aprender otras lecciones en el camino. Se hablará de los maestros autoritarios cuyo único cometido es calmar a los pequeños con gritos y miedo, mientras por el otro, la directora y la maestra más comprensivas, harán que el castigo, no sea un castigo sino una resignación (lo negativo en positivo): ponerte en los zapatos del otro y ver porqué esa persona actúa de esa manera. Visualmente muy lograda, atrapa y es entrañablemente querible desde todo punto de vista. Un gran logro de nuestros hermanos uruguayos que disfruté en el espacio BAFICITO (el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires pero en su versión infantil e integró la Sección de Competencia Internacional) y que ojalá, por su calidad, esté en pantallas comerciales o en la televisión en algún canal dedicado al público bajito.

De aquí nos vamos a la cocina y a la cocina oriental (por la República Oriental del Uruguay) para comernos unas ricas TORTAS FRITAS, especiales para los días grises y acompañadas por un rico mate:

Nos seguimos leyendo mañana en el 5 DIA de la MARATON FILM FOCUS.

Chau, chau!